12 meses, 12 metas ¡365 nuevas oportunidades!

¡Hola a todas! Como los viejos tiempos, vuelvo con estas notas medio reflexivas, lloronas o de full empoderamiento, simplemente por compartir o para dejar plasmado cosas que simplemente pasan en la vida -sin ahondar, tal vez- pero si con la idea de crecer juntas y a ver si ustedes me ayudan también a pensar más en algunas cosas. Hace años que no hago esto y me da cosa, pero bueno ¡qué más da! Apáñenme, por fi 🙏🏼  con comentarios, likes, mensajes ¡whatever! 

Hace algunos años atrás, recuerdo que le ponía casi un nombre al año que venía. En esta fecha me ponía a pensar en cuál sería el gran propósito del año. Creo que más de alguna vez, compartí esos propósitos aquí y también con la Lore de Cotonoblog y con la Naty de Natalia Margott; aún así no logró recordar alguno de esos. Me pareció interesante volver a retomar esa tradición y lo he estado pensando harto rato, porque no será un año fácil, pero estoy segura que será un año importante.

Saben, me gustan los desafíos, me encantan que me desafíen, que me toreen -eso he caxado el último tiempo- siempre he sido así; pero justo ahora que tengo tanto ánimo de parar ¡de parar, por Dios! de establecerme, de quedarme quieta sintiendo el pulso de la tierra, esperando ver crecer las raíces, de empollar… ¡se me desarma todo! O bueno, casi todo, porque estoy tratando de aprender a pensar que soy más que mis circunstancias;  y de pronto, me veo enfrentada a 2 nuevos grandes desafíos, porque, niñas! son enormes; al menos así los veo hoy, como cuando estás abajito parada nariz con nariz con el Himalaya, así tal cual! Desafíos, que por supuesto, aún no logro querer, así que ni hablar de abrazarlos ni de agradecerlos ni nada, estoy en etapa de negación ¡terrible!

El fin de año me pilla mareada, tratando de levantarme del nock out, tratando de aceptar algo que no quiero aceptar ¡puta que es difícil! así que en función de eso, he dedicido que este año aceptaré la voluntad del universo con humildad. Se toda la volá de la co-creación, de que uno crea su destino y todo eso, pero saben cabras? ¡TOY PODRIDA! ¡TOY CHATA! siento que he luchado toda mi vida por todo lo que quiero, con uñas, con garras, lo que me propongo lo logro, a veces las cosas se han tardado, pero han llegado y muchas veces he sentido que donde pongo la pistola, pongo la bala, pero ¡YA TOY CANSADAAAAAAA! y necesito que me lleven, que me arrastren un rato, que me tomen de la mano y me digan ¡venga pa acá, que todo va estar bien! porque pese a que yo sé que no todo estará bien ¡puta que suena lindo! Así que por primera vez en la vida, decidí que no quiero meterle presión a las cosas, “dejemos que las cosas fluyan”, frase estúpidamente cliché, pero que quizás hay que darle espacio para que suceda.

Así que delimitado el propósito anual, quiero compartir con ustedes 12 metas que tengo pa este año, que no es por meterle presión, pero son cosas que honestamente me gustaría simplemente hacer y son sólo 12 porque son 12 meses del año y pa que nos vamos a engolosinar con cuestiones que tal vez ni vayamos a hacer, así que esta lista (amo las listas <3) es de 12 puntos, simples, humildes y alcanzables.

  1. Quiero hacer yoga la mayor parte del tiempo que pueda: Estoy volviendo a hacer yoga, Kundalini ahora y me ha gustado harto, me ha ayudado a relajarme y a bajar el nivel de tensión en la vida ¡a relajarla! 😆
  2. Quiero bailar cueca, pero cueca chora: ¡amo bailar cueca! más que la cumbia y el reggeton, ojalá tenga el valor de sumarme a un sucucho cuequero, porque con los años he notado que me da harta vergüenza bailar ¡yo pos! la que la llevaba en el Axé, así es como nos transformamos.
  3. Quiero poder actualizar el blog lo más seguido posible: ¡como en los viejos tiempos! Nada más que acotar
  4. Quiero vivir sola y bancármela ¡me aterra la soledad! o más que eso, me aterra la posibilidad de sentirme triste y estar sola; pero es un paso que debí dar hace muchos años y que de alguna manera, tengo que dar este año ¡deditos cruzados!
  5. Quiero trabajar para vivir y no vivir para trabajar: Este año logré tener sólo 1 trabajo, después de muchos años y si el universo lo permite, quisiera mantener esa meta de trabajar y llegar a la casa a hacer cosas de la casa o salir a bailar cueca o yoga, pero no quiero salir de la pega para irme a trabajar ¡toy cansá’!
  6. Quiero ver a mi sobrino al menos 1 vez por semana: y es que con la rutina, a veces ni se puede. Ya saben,los niños de hoy tienen agenda propia y bueno, uno también, así que calzar ha sido difícil, pero ahora que esta en 1º básico, espero que podamos compartir más ¡al menos 1 vez por semana!
  7. Quiero dar más abrazos: Ay, niñas que yo soy cero la onda afectividad física ¡pídanme lo que quieran! pero la melosidad me hace correr ¡y he perdido por todos lados con eso! y no, no me siento orgullosa 💔, así que si logro saludarlas con abracito ¿abrácenme? 💛
  8. Quiero salir con un amigo o amiga distinta al menos 1 vez por semana: Porque soy super pava y no aprovecho a mis amigos. Soy super polola, cuando he tenido pololo y olvido a los amigos, así que como ley quiero verlos ¡escucharon! verlos en vivo y en directo. A mis amigas bloggers quiero verlas pero no en eventos, a mis amigos de la vida, no quiero verlos por Facetime ni por Facebook, a mis amigas del colegio ¡quiero verlas! ¿cómo? ojalá en vivo porque pocas veces lo logramos, pero me conformo con ver a 4 sujetos distintos en 1 mes y repetirlos en el año, peor quiero que estén. Así que si quieren verme, invítenme, agendemos, cerremos fecha ¡tengo agenda disponible! y cuando tenga hogar ¡tan invitados!
  9. Quiero comer más sano: Lo que quiero dejar básicamente es el bendito pan, la leche de vaca y sus derivados, el azúcar refinada, los carbos malitos ¡ta peludo! pero ojalá reducir en todo.
  10. Quiero poder reflexionar más y no ser tan impulsiva ¡eso no más!
  11. Quiero envidiar menos o simplemente, ver los colores hermosos de mi pasto y que lo ame tanto, que me de igual el color del pasto del lado.
  12. Quiero vivir tranquila ¡porque sí! y porque lo vale.

¡No tengo idea de si lograré todo! pero con que esté aquí para recordarlo cada cierto tiempo, creo que ya es un avance. Creo que hay cosas super realizables, más fáciles que otras, y también algunas son más de procesos y que seguro ya a finales del otro año pueda ver si logré avanzar o no.

Y bueno, aunque no lo quiera, este 2018 será un gran desafío vivirlo, aceptarlo y abrazarlo ¡les cuento la última semana de diciembre cómo me fue!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *