¡Despídete del chaíto!

Subidas y bajadas de peso, falta de ejercicio, el sol y la genética son algunos de los factores que inciden en la aparición de flacidez en los brazos. El odiado “chaíto” se puede combatir y aquí te contamos cómo.

Durante los meses de primavera y verano resurge uno de los principales enemigos de las mujeres. El odiado “chaíto” vuelve en gloria y majestad a la hora de querer lucir tops o vestidos que dejan al descubierto nuestros brazos, lo que en algunos casos produce complejos hasta el punto de no querer mostrar esa parte de la anatomía.

Javiera Correa, kinesióloga de la Clínica Smer, explica que “las células de la epidermis, según pasa el tiempo, van perdiendo su poder de regeneración y su capacidad para contener las fibras musculares, por eso el peso acaba ganando la batalla y la piel queda descolgada”. Agrega que esta flacidez no sólo se produce en edad avanzada y que los principales factores que puede acelerar este proceso son las fluctuaciones en el peso corporal, el tabaquismo, el efecto del sol e incluso la genética.

Para alivio de todas, en la actualidad existen varias alternativas para combatir el “chaíto” sin necesidad de entrar al quirófano, como la Criolipólisis, que “reduce la grasa de forma suave y eficiente mediante una tecnología de enfriamiento que actúa de manera selectiva disminuyendo las células grasas sin dañar los tejidos circundantes”, comenta la especialista.

Para lograr un resultado más rápido y sostenible en el tiempo, a lo anterior se agrega Ulteraphy Hifu“tecnología que aplica un calor multifocalizado que calienta los tejidos a una temperatura entre los 65º y los 70º durante un tiempo controlado. El efecto térmico provoca en el paciente una remodelación del colágeno que mejora de las propiedades viscoelásticas de la piel, otorgando mayor firmeza y tonicidad”, indica Javiera Correa.

El Dr. Pablo Olavarría de Clínica Smer explica que otra alternativa para combatir el “chaito” son los Hilos Tensores, los cuales “estimulan los tejidos para crear nuevo colágeno rejuveneciendo la piel desde adentro hacia afuera. Es indoloro y seguro, ya que los también llamados “hilos mágicos” son totalmente compatibles y reabsorbibles. Están fabricados de Polidioxano, material que dentro de la piel se va recubriendo de colágeno y fibroblastos que logran tensar y redensificar la piel”, concluye el médico.

Más información sobre estos y otros tratamientos dermoestéticos en www.smer.cl  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *