¿Sabes a qué juegos subirte?

Hace unos meses atrás fui a Fantasilandia, ¿recuerdan? Ese día y luego de ir varios años, descubrimos que ya no estábamos ni ahí con subirnos a los últimos juegos o a los más osados como cuando éramos chicos, nos quedamos en la zona de niños y lo pasamos increíble y es que es así, cuando somos niños somos más temerarios, nada nos detiene y sentir nuevas sensaciones siempre es una buena opción, pero cuándo creces qué es lo que te detiene ante la montaña rusa. 

Efectivamente, cuando somos adultos, vamos a Fantasilandia y ya no nos subimos a todos los juegos, y no precisamente porque no queramos sentir sensaciones nuevas, sino que porque ya tenemos la noción de saber cómo nos sentimos en algunos juegos que son más bien similares. Finalmente, el Boomerang, el Tren Minero son todas montañas rusas, como la vida, vamos de arriba para abajo, de abajo para arriba, de cabeza, parados, acostados, con viento en la cara, mojados a morir y así.

¿Entonces, qué hacemos? Si aún no tienes hijos, en general, subimos a juegos piola, si nos arriesgamos vamos 1 vez al Raptor, pero no 3 o 4 veces como en la adolescencia; y si tienes hijos, lo más probable es que te quedes en la zona de niños disfrutando cada una de sus sonrisas y así, hasta que dejas de ir a Fantasilandia, si porque uno deja de ir a Fantasilandia cuando descubre que ya no quiere subirse a más juegos, quizás porque encuentra el ideal o simplemente, porque ahora disfrutas con otras cosas.

Y de esta manera es la vida;  con los años uno deja de subirse a los juegos que te llevan al extremo, porque es como comprase un ticket en primera clase en el Titanic; justamente en esto consiste el crecer; en comprender que no todos los juegos son divertidos, en aceptar con humildad que no todos son para uno, o que simplemente no quieres volver a sentirte como te sentiste en la Wild Mouse. Eso es lo que finalmente nos detiene ante la montaña rusa.

Hoy día y después de darme varias vueltas en Fantasilandia y de subirme a cuanto juego se me cruzó por el camino, sin medir las consecuencias, al fin ¡al fin! sé a qué juegos subirme ¡Hoy, hay patria, señores!

 

One Comment on “¿Sabes a qué juegos subirte?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *